jueves, 11 de mayo de 2017

RECORDANDO TEMAS DE MI FACEBOOK.

UN APARTE DE MI NOVELA "DESPUÉS DE LA SOLEDAD"
NOVENA ENTREGA
«Viernes 27.
«Desde las tres de la mañana estoy despierto. Mi cuerpo da vueltas en la cama, sin lograr dormir. Ha llegado entonces el pensamiento trascendente a perturbarme. Invoco entonces a Dios, «Dios mío», digo y torno mi cuerpo hacia otro lado. Miro las paredes de mi cuarto de tres por tres y de dos por dos y medio. Lo veo inmenso, mientras que mi cuerpo, fundido en el lecho, se encuentra solo, inerme, asustado. Soy entonces tan poca cosa, tan pequeño en este mundo, mientras que todo lo que me rodea se agiganta. ¿Qué pasará? y ¿cómo será después? - pregunto yo; entonces, la necesidad de escribir me lanza de la cama.
«Aquí estoy a las cuatro y quince minutos de la mañana, sentado a mi escritorio, dejando volar mi bolígrafo, mientras escucho a lo lejos el canto de los gallos, un canto que se pierde en el silencio, anunciando la presencia de los vivos. En medio de una oscuridad así, mientras los cuerpos reposan, sólo los gallos con su canto a la nada, recuerdan la presencia del mundo. ¿Qué pensarán los gallos?... ¿Cómo será su mundo interior?... ¿Qué razones los llevarán a cantar en una hora tan triste y silenciosa?
«El ruido de un motor lejano me interrumpe. Allá va, perdido, con dirección desconocida, devorado por la lejanía hasta perderse en la niebla oscura de la madrugada. ¿A qué irá?, ¿qué hará?, ¿qué razones lo impulsan a viajar?... Es la condición de humano la que lo impulsa a moverse es esta inmensidad de motivaciones, la que nos impele indistintamente a movernos a cualquier hora. Cualquier hora es propicia para viajar, cualquier hora es propicia para vivir. El hombre come a cualquier hora, ama a cualquier hora, lucha y sufre a cualquier hora. Este manojo de sentimientos no tiene horario, es la necesidad de la subsistencia que le indica la necesidad de hacer esto o aquello, aquí y ahora. No importa que a esta hora duerma el mundo. Así, un día cualquiera nacemos, un día cualquiera amamos y un día cualquiera nuestro espíritu se aleja de este cuerpo cansado para perderse en la nebulosa incógnita, donde sólo vive la esperanza. En ese mundo intangible de Dios. ¿Será bueno allí?... ¿Acaso en un lugar sin lugar se podrá sentir mejor nuestra alma? ¿Allí, donde las pasiones humanas no nos tocan, donde el dolor físico no llega, donde no llega la angustia y este vacío existencial causado por nuestra angustia de finitud, nos acosa por tiempos?... Es necesario creer en Dios, esperar en esa calma de cielo, donde sólo la conciencia del bien nos mantiene en una contemplación divina. Creo en Dios... Dios, aumenta mi fe.
Empiezo a sentir frío en mis pies, miro entonces la cama y pienso regresar a perderme de nuevo en la inconsciencia, a dejarme llevar por esa nada absurda, a dejarme envolver por la niebla que rodea mi cuarto, mientras en medio del aturdimiento llegue la inconsciencia de nuevo y una sensación de niebla, rodee mi espíritu, hasta olvidarme totalmente. Tal vez allí, en ese mundo irreal sea más yo mismo, despojado de prevenciones y ambiciones, de esperanzas y deseos, porque entonces ahora, mientras escribo cualquier cosa, siento de nuevo el ataque del requerimiento, de mi deseo, de mi pasión. Un día quizás podré escuchar la voz de un hijo y entonces seré el hombre más feliz. El me dirá papá...papá... y le tenderé los brazos para fundirme con él»."
agh.

martes, 28 de febrero de 2017



La imagen puede contener: exterior

SOMBRA MÍA.
(En mi visita a Jericó Ant. 2014)

Incógnita y oscura, impenetrable, etérea.
Tu huella marca el paso de una pasión inane
que el tiempo roe,
mientras besas las huellas
hechas en sal y sangre.
Por aquí trajinaron muchas veces
en matrimonio hostil, concomitante
la esperanza callada de brazo con la angustia,
hombres que ya no son
mujeres,
niños,
tiernas adolescentes que creyeron
ser la belleza eterna.
Por aquí trajinaron
como teas ardientes
la ilusión y la vida,
en tanto que ahora son
historia y pasto,
erial de la esperanza.
Hoy posas para mí
como una huella
tan vaga y tan banal,
igual que el tiempo,
igual
...que mi esperanza.
agh.

lunes, 30 de enero de 2017

video
Para mis amigos y seguidores de este blog, con aprecio, este tema de mi autoría y grabado con imágenes del Internet.  Está incluido en mi primer álbum de canciones titulado MAITE. Espero que les guste.

lunes, 26 de septiembre de 2016

martes, 14 de junio de 2016

NO ERA SUEÑO
A Maité
Soñé contigo esta noche
Y en mis sueños te besaba
Tus labios frutos de carne
De fuego y de amor rezaban
Que un rezo tímido y tierno
Encadenado en mí estaba
Cuando mi boca en tu boca
De amor y celo estallaba.
Por tus mullidas laderas
La dicha se me escapaba
Y en cada tramo tejía
Bordados de dulce manto
Mientras tus ojos brillaban
Y en la noche esplandecían
Tus retozos florecientes
Como un delicioso encanto.
Soñé contigo dichoso
Más al sentir que soñaba
El miedo de abrir los ojos
Poco a poco me agitaba
Pero al despertar, oh dicha,
Descubrí que no soñaba
Que a tu lado ardía mi alma
Y entre tus brazos besaba
Tu cuerpo de diosa entero
que en amores me ofrendabas.
Agh.
Imagen del internet

sábado, 11 de junio de 2016

Ahora que empiezo a estudiar con mayor interés el nacimiento del Simbolism y de paso a  sus promotores, tengo la oportunidad de analizar a fondo un ensayo de Hugo Friedrich titulado LA ESTRUCTURA DE LA LÍRICA MODERNA de la editorial Seix barral. Hallo en su contenido a los principales promotores de ese importante movimiento y me deleito con los apuntes sobre Baudelaire y los demás, denominados poetas malditos.
Y a propósito de Baudelaire, con su "Rêve Parisien", se me ocurre escribir un pequeño poema que quiero poner a consideración de todos ustedes, aunque anticipo que no tengo intención de emular la grandeza del maestro.

Otra manera de ver a la ciudad.
"De ce terrible paysage,
Tel que jamais mortel n'en vit,
Ce matin encore l'image,
Vague et lointaine, me ravit."
(Rêve parisien)

CIUDAD ARTERA
Siento de la urbe el duelo
De miles de habitantes
Que van blandiendo a diario
Por las calles su afán
Mientras su paso sigue
Febril itinerario
De muchos que antes fueron
Pero que ya no están.
Ciudades como pulpos
Que atrapan al viajero
Caminante impreciso
Que vaga sin destino
A diario engullen sordas
El dolor prisionero
De hambrientos presurosos
Que extraviaron su sino.
Muchos miran absortos
Las viejas calles mudas
Que ya en las madrugadas
Disimulan su afán
Más ignoran que dentro
Las hordas furibundas
Traman la bronca y dolo
Insignia de su mal.
Siento de la urbe el celo
Riguroso y falaz
Agazapada espera
Del ingenuo su andar
La calle es una trampa
De la ciudad artera
Que devora la angustia
De los que ingenuos van.

La foto que aparece es tomada de una de las tantas que hay en el Internet.
Adelnide.

viernes, 30 de octubre de 2015

EVOCACIÓN.
Era entonces tan niño
que hasta el amor vagaba en nebulosas
y el grito existencial ni siquiera
había tocado mi alma
Apenas el asombro y la dicha
cabalgaban mi cuerpo
mientras mis ojos bebían desbocados
la inmensa policromía verde-azul
y la majestuosidad de los cultivos.

Todo era eterno...
hasta el tiempo...
todo.
Era entonces tan niño
que ni siguiera
había notado tanta hermosura
en la miel infinita de tus ojos
que me asediaban
cada vez que cruzaba el umbral
de la escuela.
Luego llegó el amor
y la añoranza
y los deseos
de volverte a ver...
agh.
Foto del internet.